Árbol de Vida Eterna: El Verdadero Significado Del Árbol de la Vida

El secreto del árbol de la vida

Todos desean tener la vida eterna; pero nadie sabe cómo obtenerla; hoy en día, muchas personas conocen las palabras “árbol de la vida”. Pero muy pocas saben realmente qué es lo que significa.

Desde que el hombre nace, sabe que algún día llegará a morir. Éste hecho innegable se registra desde tiempos muy antigüos, en el libro de Génesis. Lo difícil de comprender, es: ¿cómo el hombre, siendo el señor de la creación, es sólo un ser destinado a la muerte?, según los registros de la Biblia, la muerte de la humanidad tiene su origen en el huerto del Edén. Pero de igual manera, la solución a la muerte, también se encuentra en el huerto del Edén.

Mt. 13:34-35 “Todo esto habló Jesús por parábolas a la gente, y sin parábolas no les hablaba; para que se cumpliese lo dicho por el profeta, cuando dijo: Abriré en parábolas mi boca; declararé cosas escondidas desde la fundación del mundo.”

Jesús, que es el Cristo, el que controla la vida y la muerte de la humanidad, dijo que declararía cosas escondidas por medio de parábolas desde la creación del mundo. Por eso, el secreto del árbol de la vida, es revelado por medio de una parábola en el libro que habla sobre la creación del mundo; el libro de Génesis.

La vida eterna y la muerte en el huerto del Edén

Dios hizo que Adán y Eva vivieran en el huerto del Edén y que puedan alimentarse de los árboles que allí crecían; excepto de uno, el árbol de la ciencia del bien y del mal.

Gn. 2:16-17 “Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

En el huerto del Edén, el árbol que provocaba la muerte, se llamaba “árbol de la ciencia del bien y del mal”. Y como sabemos, en aquel tiempo, Adán y Eva fueron seducidos por la tentación de la serpiente, y desobedecieron la advertencia de Dios; finalmente llegaron a morir. Por este pecado, toda la humanidad comenzó a gemir en la agonía de la muerte. Pero, ¿no existirá un camino para obtener la vida eterna?.

Gn. 3:22-24 “Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre. Y lo sacó Jehová del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado. Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto del Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.”

El árbol de la vida, es el secreto por el cual los pecadores pueden vivir para siempre. Luego de que Adán y Eva pecaran, Dios no les permitió volver a comer del árbol de la vida, por lo que ya no gozaban de la vida eterna. Pero incluso los que pecaron contra Dios, pueden volver a tener la vida eterna, sólo si comen del árbol de la vida. Por eso, para evitarlo, Dios bloqueó el camino al árbol de la vida, colocando querubines que mataban a todos los que se acercaban a él sin permiso. Así, el único capaz de permitir nuevamente a los pecadores comer del árbol de la vida, es Dios.

La forma para obtener la vida eterna, la realidad del árbol de la vida

Jesús nos enseñó, que el árbol de la vida del huerto de Edén, es una parábola. Entonces, ¿cuál es su realidad?

Jn. 6:53-54 “Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenes vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.”

Así como en el huerto del Edén, lo único que puede darnos la vida eterna es el árbol de la vida; de igual manera, la carne y la sangre de Jesús es lo unico que puede darnos la vida eterna. Por lo tanto, la realidad del árbol de la vida, que está expresado en parábola en la biblia, es la carne y la sangre de Jesús. Por medio de la carne y de la sangre de Jesús, podemos comer del árbol de la vida y obtener la vida eterna.

Mt. 26:17-19 “El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? y él dijo […] Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos. Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua.”

Esta es la escena en que Jesús envía a sus discípulos a preparar la pascua, y luego la celebró con ellos.

Mt. 26:26-28 “Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dió a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.”

Jesús mismo, nos enseñó que el pan de la Pascua es su carne, y que el vino de la Pascua es su sangre. En otras palabras, la Pascua es la manera de que la humanidad reciba la vida eterna, siendo libres de la muerte.

El propósito de la venida de Cristo a la tierra

Las personas destinadas a morir, necesitan comer del árbol de la vida, para obtener la vida eterna y escapar de la muerte. Pero en el huerto del Edén, el camino hacia el árbol de la vida, fue cerrado por Dios luego de que Adán y Eva pecaran. Ya que fue Dios quien cerró el camino al árbol de la vida, no existe otro más que Dios, que pueda abrirlo nuevamente.

Para salvar a toda la humanidad de la muerte, por haber comido del árbol de la ciencia del bien y del mal, Dios mismo tiene que traer el árbol de la vida. Por eso, hace dos mil años, Dios vino en cuerpo humano a la tierra con el nombre de Jesús, para cumplir con este propósito.

Jn. 10:10 “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.”

El propósito de la venida de Jesús a la tierra, es darnos vida. La única manera en la que la humanidad puede tener la vida eterna, es por medio del árbol de la vida, por lo que podemos ver claramente que Jesús, para darnos vida, vino a traernos el árbol de la vida. La realidad del árbol de la vida, es la Pascua; y fue Jesús quien estableció la Pascua del nuevo pacto dejando su carne y su sangre, en el pan y el vino; para que todo aquel que celebre la Pascua, no muera sino que tenga vida eterna.

La Pascua es la verdad que nos permite reconocer a Dios que viene en cuerpo; porque el único que puede abrirnos el camino a la vida eterna es Dios. Jesús dió testimonio a través de su obra de darnos la Pascua, de que Él es Dios.

La segunda venida de Cristo y la salvación

La Pascua de vida eterna establecida por Jesús hace dos mil años, fue cambiada y destruida luego de la época apostólica en el Concilio de Nicea, en 325 d.C. A partir de ese momento, la Pascua dejó de celebrarse de la manera que Dios mismo enseñó. Por lo que la humanidad nuevamente cayó en la agonía de la muerte, sin tener acceso a la verdad de vida eterna para ser salvos. Es por eso, que la Biblia ya profetizaba que Cristo vendría por segunda vez a la tierra para salvar a su pueblo en la última época. Ya que sólo Dios nos puede abrir el camino hacia el árbol de la vida, Dios mismo debe aparecer en cuerpo por segunda vez, y enseñarnos la verdad de la Pascua, que es la realidad del árbol de la vida.

He. 9:28 “así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.”

El propósito de la segunda venida de Cristo es darnos la salvación, para hacerlo, sin falta debe traer el árbol de la vida que perdimos; es decir, tiene que enseñarnos la realidad del árbol de la vida que es la Pascua del nuevo pacto. Por lo tanto, podemos reconocer al segundo Cristo que viene a la tierra porque es el único capaz de establecer la Pascua y darnos la vida eterna.

Hoy en día, la verdad de la Pascua del nuevo pacto que Dios mismo enseñó, está siendo celebrada nuevamente. Fue el Señor Ahnsahnghong el único que enseñó la manera en la que podemos tener vida eterna. Por lo tanto, el Señor Ahnsahnghong es Cristo que vino a esta tierra por segunda vez y nos trajo el árbol de la vida para que seamos salvos. Según todas las profecías de la Biblia, Él es nuestro Dios.

A través de la Pascua que Cristo Ahnsahnghong nos trajo, sin falta obtengamos la vida eterna y cuando nuestra vida en esta tierra termine, entremos en el glorioso reino de los cielos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.